Cómo quitar un plafón salpicado

Cómo quitar un plafón salpicado

¿Cree que tiene lo necesario para quitar su plafón salpicado? Puede considerar una opción más sencilla (y más bella).

¡Felicitaciones! Tiene un hogar con un plafón salpicado, y ha decidido que es momento de deshacerse de esta monstruosidad. Como aficionado, su investigación le dirá que existen diferentes formas de quitar un plafón salpicado.

La principal forma de quitar un plafón salpicado es rasparlo con una espátula. Si alguna vez quitó papel tapiz, tiene idea de lo que se requerirá para un trabajo como esto. Este método implica humedecer el plafón con agua y luego rasparlo manualmente para eliminar la textura salpicada.  Ahora, existen algunas desventajas para que realice este proyecto usted mismo como aficionado:

  1. Peligros: por ejemplo, el asbesto se puede aflojar y puede ingresar a sus pulmones. Antes de incluso COMENZAR el proyecto, se supone que debe raspar una porción pequeña y enviarla a su oficina local de pruebas aprobada por la EPA. ¡Parece una verdadera complicación!
  2. Herramientas especiales: todos los aficionados sueñan con tener que comprar una lista larguísima de herramientas especiales que solo usará una vez para este proyecto enorme y complicado. 
  3. Obstáculos: además de realizar pruebas sobre el plafón para detectar elementos carcinogénicos, si su plafón salpicado está pintado, las técnicas más sencillas de extracción no funcionarán. ¡Excelente!
  4. Tiempo: no hay duda de que un plafón salpicado requerirá algo de tiempo para resolverlo, pero quitarlo es un agujero negro donde desaparecerá su tiempo libre. ¡Además, ni siquiera mencionemos el tiempo de limpieza para este trabajo! Cualquier cosa que requiera que cubra con láminas de plástico TODAS las superficies posibles, incluidos los tomacorrientes, los muebles y usted mismo, bueno, cada vez parece menos un proyecto de aficionado y más un sufrimiento innecesario.

Si quitar el plafón salpicado parece un poco aterrador, no tema: hay una forma mejor de solucionar un plafón salpicado desagradable.


La alternativa para quitar un plafón salpicado que nadie menciona

Puede instalar un plafón Armstrong sobre un plafón salpicado, con una fracción de las complicaciones, la suciedad y las molestias de quitarlo. Cualquier opción de plafón de montaje en superficie funcionará. ¿La mejor parte? No se limita a solo un aspecto. Puede elegir entre una variedad de aspectos para ajustarse a su gusto. Nuestras dos recomendaciones son los plafones con aspecto de madera y de metal.

 


Encanto rústico

Una de las numerosas opciones de plafón de montaje en superficie que puede elegir son los bellos plafones con aspecto de madera. Los tonos de moda como WoodHaven Coastal White son la transformación que merece un plafón salpicado.

Aspectos de metal glamorosos

Si está abierto a algo un poco más emocionante, el metal puede ser la mejor alternativa. Es una forma bastante sencilla de crear un plafón que se destaque, en lugar de algo un poco más tradicional, o blanco. Los plafones de metal vienen en una variedad de patrones y colores, como Gold, Copper y Lacquered Steel.

Los aspectos de madera y metal serán su mejor opción para cubrir su plafón salpicado y eliminar de su sala ese aspecto excesivamente texturado y antiguo.

 

Instalación con montaje en superficie

La instalación de un nuevo plafón de montaje en superficie no es tan difícil como podría parecer. Bono: definitivamente es más fácil que raspar y lijar para quitar un desagradable plafón salpicado.

Puede usar el sistema de instalación Easy Up para sujetar el sistema de suspensión directamente sobre el plafón salpicado cuando instale plafones con aspecto de madera. Luego, puede usar clips para sujetar el nuevo plafón al sistema de suspensión. Si instala plafones Metallaire, los puede clavar directamente al plafón. Recuerde que es posible que deba lijar los picos extremadamente altos si el plafón salpicado es muy texturado, a fin de que cuando clave el nuevo plafón, este quede nivelado. Un trabajo como este puede tomarle un fin de semana, tal vez dos si es su primera vez.

Entonces, ¿qué está esperando? ¡No pierda tiempo raspando... cubra ese plafón salpicado hoy!