Gimnasio del Centro Comunitario Village Green

Proyecto: Gimnasio del Centro Comunitario Village Green

Ubicación: Kingston, WA

Contratista Acoustics Northwest, Inc.

Productos: Plafones acústicos FELTWORKS

El desafío:

Para que Millikan Hall logre la primera certificación LEED® Platinum de Pomona College, tuvo que cumplir con los ambiciosos objetivos de sustentabilidad y comodidad del usuario durante su reconstrucción. Para lograr un diseño sustentable, la Universidad se dirigió a las partes interesadas del edificio, que incluían profesores, estudiantes y personal de los departamentos de matemáticas, física y astronomía.
 

La solución:

Más de 20,000 pies cuadrados de plafones radiantes brindan comodidad de calefacción y enfriamiento en el 60% del edificio (45,000 pies cuadrados) que contiene oficinas y salones de clase. El equipo seleccionó los plafones radiantes METALWORKS AIRTITE para integrarlos con otros sistemas de diseño de plafón, iluminación y acústica. Para la porción de carga más alta del edificio (40%) con laboratorios y taller mecánico, el equipo eligió aplicar vigas frías activas para enfriar con calefacción desde una bobina en la caja de Volumen de aire variable (VAV) del lado del aire.

En comparación con otros edificios de oficinas y laboratorios de uso mixto con proporciones casi iguales de estos usos, y en zonas climáticas similares, el Millikan Hall utiliza un 75% menos de energía. Además, el edificio logró ahorros significativos (68%) en comparación con sus niveles previos a la modernización. A través de una variedad de factores, incluida la selección de un sistema radiante para calentar y enfriar la parte de la oficina, el consumo de energía de Millikan Hall es muy bajo para su tipo y diseño.

“El sistema radiante era mucho más eficiente en términos energéticos que una solución 'completamente alimentada por aire’. Con el potencial de reducir en gran medida las 'llamadas de quejas’ debido a problemas de comodidad térmica durante todas las estaciones y reducir los costos de energía, el sistema radiante se convirtió en un beneficio mutuo”, dijo Nate Eppley de Integral Group.

El desafío:

El gimnasio en el Centro Comunitario Village Green está en uso todos los días, desde juegos de baloncesto juvenil hasta juegos de pickleball para adultos y una gran cantidad de actividades de clubes juveniles. Sin embargo, a pesar de que el gimnasio tenía solo tres años, Linda Fyfe, la gerente del centro, describió la reverberación en el espacio como “una pesadilla”. “Sonaba como una cámara de eco, lo que dificultaba muchísimo al personal comunicarse con cualquier persona en el gimnasio, especialmente con los niños”, afirma. “Era simplemente demasiado fuerte y reverberante”. Las pruebas acústicas en el lugar confirmaron la situación: el tiempo de reverberación fue de hasta 6.0 segundos, muy por encima del tiempo recomendado para dicho espacio.

 

La solución:

Para reducir los niveles de ruido, el Centro se asoció con Armstrong Ceiling & Wall Solutions e instaló 1,800 pies cuadrados de plafones acústicos FELTWORKS en White de una pulgada de espesor en el plafón de 17 pies de altura del gimnasio. A modo de excelente solución de modernización para controlar el ruido en espacios de estructura expuesta, se unieron un total de 65 plafones a una canaleta de 7/8" usando tornillos y arandelas. El método de montaje generó un Coeficiente de reducción del ruido (NRC) de 0.80, lo que significa que los plafones absorben el 80% del sonido que llega a ellos.

“Podíamos escuchar la mejora incluso cuando los plafones estaban subiendo”, afirma Fyfe. Al final de la instalación, los cálculos de modelado acústico indicaron que el tiempo de reverberación se reduciría a 1.8 segundos o lo que representa una mejora del 70%. “El personal estaba muy complacido”, agrega Fyfe, “en especial porque ahora podrían comunicarse fácilmente con las personas en el gimnasio y entre ellos y ya no tendrían que salir del gimnasio para conversar”.

Desde el punto de vista de la instalación, Travis Gimse, presidente de Acoustics Northwest, Inc., señala que el centro fue el primer proyecto de su empresa que utilizó plafones FeltWorks, pero no será el último. “Los plafones son muy fáciles de instalar, lo que probablemente sea su mayor fortaleza”, comenta. “Son ligeros, fáciles de manejar, se cortan fácilmente, no generan mucho polvo y, lo que es más importante, a las cuadrillas les gusta trabajar con ellos”.

Además, el contratista señala que los plafones tienen una clasificación de resistencia al fuego de Clase A y que su color es transparente, lo que significa que no es necesario pintar los bordes después de recortarlos. “Los plafones FELTWORKS son ahora mi producto de fieltro número uno”, concluye. “Los recomendaría en cualquier momento que se necesite una combinación de absorción del sonido, una visual suave y atractivo, y una instalación sencilla”.